La presentación de mi candidatura para ser Rectora de la Universidad de Huelva es un reto que afronto porque me siento con ilusión, ganas y fuerza para trabajar en este proyecto participativo, codo con codo con toda la comunidad universitaria. Hace 34 años que entré por primera vez en las aulas del Colegio Universitario de La Rábida y el haber vivido como delegada de 5º curso el célebre Tres de Marzo de 1988 me hizo ver lo que supone una sociedad volcada con su Universidad y el enorme caudal de ilusión colectiva que nos ha empujado desde entonces y que ahora no podemos perder. Hace 26 años que soy profesora de nuestra Universidad y en todo este tiempo he ido encontrando en muchos sitios a personas honestas, comprometidas, deseosas de brindar su esfuerzo para construir una institución prestigiada, transparente, internacional, excelente en docencia e investigación y preocupada con sinceridad por la estabilidad y promoción de su personal. Ese conjunto mayoritario de personas es el que me da fuerzas para presentarme.

Otras Universidades de nuestro mismo tamaño, ubicadas en provincias muy similares, han dado el salto que las ha convertido en instituciones de vanguardia y referentes claros de calidad y buenas prácticas. ¿Por qué, casi un cuarto de siglo después de su creación, no puede aspirar a lo mismo nuestra Universidad? Me presento a Rectora de la Universidad de Huelva porque mis años de experiencia en puestos de gestión hacen que pueda ofrecer nuevas ideas y porque quiero escuchar lo mucho que tienen que decir las personas que hacen día a día nuestra institución. Y me presento, además, porque me acompaña un equipo representativo de todos los ámbitos de la Universidad: caras nuevas, que miran hacia el futuro sin las cargas del pasado y que traen un aire renovado de consenso y diálogo. Y a su alrededor hay una nueva mayoría de personas que están convencidas del cambio de rumbo, ilusionado y motivante, que ha de tener nuestra Universidad para estar comprometida con un proyecto unitario.

El proyecto de Universidad que queremos poner en práctica, de modo consensuado, si la comunidad universitaria nos otorga su confianza para los próximos cuatro años se basa en cinco ejes básicos:

  1. Una Universidad transparente y de comportamientos éticos.
  2. Una Universidad participativa y de cogobierno.
  3. Una Universidad que trabaje por un mejor modelo de financiación y tenga mayor eficiencia en el uso de los recursos
  4. Una Universidad en crecimiento y con una más amplia proyección internacional.
  5. Una Universidad con una vocación clara de servicio público


A partir de estos cinco ejes, la Universidad de Huelva podrá afrontar por fin su futuro con confianza y responsabilidad. El reto es ilusionante y ha de ser conseguido por toda la comunidad universitaria. La excelencia en la investigación, la calidad de la docencia y el aprendizaje, la eficiencia en la gestión, el liderazgo en la sociedad y la sincera y permanente apuesta por la promoción de las personas son los objetivos que nos animan. El futuro está a nuestro alcance y la Universidad de Huelva merece que ese futuro sea con ilusión.

María Antonia Peña
Candidata a Rectora de la Universidad de Huelva